Contar con una persona que entienda tu idea y que pueda plasmarla no tiene precio. Le informé a Gabriel lo que quería y cómo lo quería y así fue.
Con su ayuda y profesionalidad he podido crear la página que deseaba y un poco más. Me dió soluciones prácticas que podía aplicar para poder maximizar los recursos.